La rotación de personal es uno de los mayores dolores de cabeza para los líderes y para los bolsillos de las empresas lo que resta productividad y rentabilidad.

En un artículo publicado por Vanessa Boettcher relacionado con la contratación de personal, la articulista lanza unas preguntas que sin lugar a dudas plantean un problema al que han de enfrentarse las empresas empleadoras:

- ¿Está cansado de buscar los medios apropiados cuando se trata de encontrar la persona adecuada para un puesto?

- Cuando contrata a alguien, ¿suele desilusionarse de su capacidad para desempeñar el puesto correctamente?

- ¿Se pregunta por qué es que a pesar de su inversión de tiempo, dinero y esfuerzo parece terminar contratando a la persona equivocada repetidamente?

Hemos aludido en muchos de nuestros artículos la importancia que en los tiempos actuales tiene la variable personal en el mundo de la empresa como elemento diferenciador y clave para la consecución del éxito y de las metas previstas. Hay dos claves a tener en cuenta.

Primer paso: Evaluación del puesto

Los trabajos de hoy en día cambian continuamente. Por ello, a la hora de cubrir un puesto, sea de nueva creación o ya existente, el enfoque primario debe ser el puesto en sí, así como las partes críticas de ese puesto –con partes críticas nos referimos a un objetivo específico que se pueda monitorear-.

Al obtener los resultados de la evaluación de un puesto con las responsabilidades críticas involucradas ¡el talento que se requiere queda claro! La evaluación ha identificado el QUÉ (talentos, atributos y competencias), POR QUÉ (valores de motivación y actitudes) y CÓMO (comportamiento óptimo) del talento que se requiere para cubrir una posición exitosamente.

Segundo paso: Contratar talento

El proceso para reclutar talento se puede actualizar con una evaluación personalizada basada en las mismas medidas utilizadas para el puesto: QUÉ, POR QUÉ y CÓMO. Al saber precisamente lo que el puesto requiere se podrá seleccionar con más exactitud el talento necesario.

Como acertadamente menciona Daniel Góleman en su libro “La práctica de la Inteligencia Emocional”, las normas que gobiernan el mundo laboral están cambiando.

En la actualidad no sólo se nos juzga por lo más o menos inteligentes que podamos ser ni por nuestra formación o experiencia, sino también por el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás. Se trata de un criterio que se aplica cada vez con mayor frecuencia y que acabará determinando quién será contratado y quién no, quién será despedido y quién conservará su trabajo y, por último, quién terminará siendo ascendido.

Y esta no parece ser una moda pasajera ni la nueva panacea del momento porque los datos que confirman esta tendencia se basan en investigaciones realizadas sobre decenas de miles de trabajadores de todo tipo, investigaciones que evidencian, con suma precisión, los rasgos que caracterizan a los trabajadores “estrella” y también ponen de manifiesto las cualidades humanas que más contribuyen a la excelencia en el mundo laboral, especialmente en el campo de la gestión empresarial.

Una Alternativa Real

Lo cierto es que muchas los empresarios independientes, la mediana y pequeña empresa no suelen contar con departamentos que estén especializados en selección del personal. Además los recursos disponibles suelen ser limitados. Por esta razón una alternativa que cada vez es más utilizada por las PYMES es apoyarse en Gerencias Interinas.

Un Gerente Interino es una solución rentable ya que solo trabaja en tu empresa por el periodo de tiempo que le necesitas para una función o proyecto determinado, sin representar un coste financiero fijo. Eso por una parte.

Por otro lado, un Gerente Interino es sumamente útil en el área de recursos humanos para la contratación de personal, evaluaciones de puesto de trabajo, manejo de conflicto entre otros.

No obstante, un gerente interino es también muy valioso si estás en un momento en que tu empresa necesita apoyo porque te encuentras en medio de:

  1. fusiones;
  2. reestructuraciones;
  3. o reflotamiento empresarial.

O bien, si cuentas con una estructura de gerencia reducida y necesitas a un profesional altamente calificado centrado en un solo proyecto:

  1. el lanzamiento de un producto
  2. un plan o estrategia de ventas
  3. crear una fuerza comercial
  4. desarrollar un departamento de recursos humanos, etc.