La decisión que adoptes en el momento de elegir una vivienda va a ser, sin lugar a dudas, una de las más trascendentes de tu vida, igual que lo es para la mayoría de las personas, al menos en lo que se refiere a la adquisición de bienes, no sólo por la elevada cuantía de sus precios en la actualidad, sino también por la importancia que para el ser humano tiene "su casa" como marco para el desarrollo de la vida.

Por eso, la elección de la vivienda debes hacerla en alguna de las inmobiliarias en valladolid con las máximas garantías de acierto posible, de modo que compense el elevado esfuerzo que, por lo general, y salvo raras excepciones supone la compra, y satisfaga, en mayor o menor medida, tus necesidades actuales y las previsibles, tus gustos y tus preferencias.

Es conveniente que la resolución de comprar una vivienda no sea precipitada, sino que vaya precedida por la reflexión, en primer lugar del tipo de "casa" que quieres: vivienda nueva terminada, sobre plano o usada, unifamiliar o en régimen de propiedad horizontal, libre o de protección oficial; en segundo lugar, sobre las características y condiciones que debería reunir tu "vivienda ideal" en cuanto al lugar donde se halle, la calidad de la construcción o de los materiales, las comunicaciones o los accesos, la superficie, la distribución, el número de habitaciones o de baños, los servicios e instalaciones y muchas otras características que pueden llegar a condicionar tu futura compra.

Aunque realmente es necesario que recapacites tranquilamente sobre tus deseos y predilecciones, es verdad que en el momento de la decisión las opciones suelen limitarse en función de las circunstancias económicas de cada uno, y es la capacidad de endeudamiento, en definitiva, el factor que en mayor medida determina el tipo de vivienda que se escoge.

Ante este tipo de disyuntivas lo mejor es ponerse en manos de profesionales que le pueden ayudar en esta elección tan difícil. En este caso podemos recurrir a la mejor inmobiliaria de Valladolid donde nos van a asesorar en todo lo que conlleva la compra de una vivienda.

Te sugerimos que leas detenidamente los siguientes consejos para comprar tu nueva vivienda.

¿Tienes claro la vivienda que necesitas?


Vivienda nueva o de segunda mano

Vivienda nueva:

Ventajas:

  • Es evidente que en una vivienda nueva todo es a estrenar y por lógica a casi todas las personas les gusta ser los primeros ocupantes de su vivienda.
  • En ocasiones se pueden tomar decisiones respecto a la composición y distribución de la casa o el piso y la calidad de los materiales.
  • Están construidas con arreglo a diseños más modernos, mejor acondicionadas, dotadas de instalaciones más perfeccionadas y con mejores acabados que las antiguas, por lo que no son frecuentes las averías.

Desventajas:

  • Los solares céntricos son bastantes escasos y las viviendas nuevas en el centro alcanzan precios elevadísimos, por lo que éstas suelen estar más alejadas del centro de la ciudad y conllevar, en consecuencia un aumento del gasto en el transporte.
  • Las construcciones nuevas (sobre todo los pisos) suelen ser más pequeñas que las antiguas y los tabiques más finos lo que dificulta la insonorización y aumenta el ruido.

No quiere esto decir que no existan viviendas nuevas dotadas además de las ventajas atribuidas a las antiguas, pero en todo caso su precio suele ser bastante más elevado.

Vivienda antigua

Ventajas:

  • Estar situadas en el centro de la ciudad, lo que supone por lo general mejor comunicación, menor gasto en transporte y mayor cantidad de servicios.
  • Es cierto que la construcción de las casas es de tabiques más gruesos y el ruido que se recibe, tanto desde fuera como del resto de los vecinos es mucho menor.
  • La entrega de una vivienda antigua es inmediata a la compra.

Desventajas:

  • La gran desventaja de la vivienda antigua es que, por lo general, hay que hacer reformas, sobre todo para la renovación de la instalación eléctrica y la de conducción de agua.
  • Si no se hace reforma pueden ser bastante frecuentes las averías de tuberías con escapes, griferías en mal estado, y como consecuencia la aparición de humedades, goteras...
  • La distribución de estas casas y pisos está pasada de moda, con habitaciones pequeñas para las exigencias actuales y techos muy altos con lo cual es muy difícil y costoso mantener la temperatura ideal.

Lo ideal, quizás sería poder habitar una casa antigua en el centro de la ciudad pero haciendo una reforma interior para cambiar todos los materiales que estén deteriorados, lo que supone una gran inversión.